Cruzando Europa con perro

Pequeños viajes que nos van abriendo los ojos. Tan sólo plantearnos salir de España en furgo ya parecía un hito,

Así dormimos juntitos y calentitos

un punto de inflexión personal. Y aquí nos encontrábamos cruzando Europa con perro.

Y eso fue exactamente lo que supuso para nosotros.

No somos viajeros expertos como otros blogs, donde leemos para poder aprender de sus experiencias… 😉

Ni Alberto ni yo hemos crecido en una familia viajera, sino más bien todo lo contrario. En Porto do Son realmente lo tienes todo… es precioso, hay gente y vienen turistas en verano con sus aventuras de la ciudad. En definitiva que no te mueves y pasan los años… con lo cual vamos aprendiendo sobre la marcha.

Al ser nuevos en esto nos encontramos con los problemas de novatos, tenemos miedos que sólo se curan con la experiencia.

El primero son los prejuicios

Y si es un lugar peligroso, y si apareces por la mañana sin un riñón… en fin esos temas. Ningún viajero quiere ir a morir, ni meterse en la boca del lobo… Eso tu sentido común te lo advierte siempre, en nuestro caso Kan es la mayor alerta y el mayor agente de seguridad. Por eso creemos firmemente que viajar con tu mejor amigo es lo mejor que puedes hacer.

En esta primera gran aventura he salido desde mi casa, en Porto do Son y hemos viajado la mayor parte con Noemí, el resto sólos: Kan y yo.

Era el primer reto personal, avanzar en solitario, una chica y un perro con una minifurgo por Europa adelante… y no sentí miedo. El miedo casi te lo infunden más tus personas más cercanas aferradas a sus estables rutinas.

Al sentirme bien seguí y seguí…

En el castillo de Bran, Transilvania

y en cosa de 2 meses había recorrido desde el Océano Atlántico hasta el Mar Negro. Si es cierto que cuanto más al Este las cosas comienzan a cambiar un poquito, pero poco, mucho menos de lo que me esperaba.

Ver otros lugares te hace pensar qué sabias de ellos
Bucarest, a primera vista tiene un aspecto diferente, pero vale la pena ver más allá

Tenemos muchos prejuicios acerca de los países del Este, que si las recientes guerras de los Balcanes, que si las mafias del este que vienen a España a robar… y es cierto, pero…  lo negativo es lo único que sabemos de ellos, lo único que la televisión nos muestra. Lo otro que sabemos de primera mano es la pobreza de Rumanía, porque a España llegan multitud de rumanos que escaparon de la pobreza de su país y eso nos hace pensar que toda Rumanía es así.

Una vez que te adentras en los países vas descubriendo a las personas que los integran, y son más amables que otros humanos a los que estamos acostumbrados a ver en nuestro día a día. Siguen manteniendo la cercanía y humanidad que los más occidentales vamos perdiendo.

Gente mala hay en todos lados y lo que nos reflejan las televisiones siempre es lo más gore, lo más dañino. Enviándonos ese mensaje nos mantienen anclados en nuestras vidas rutinarias.

hemosido cruzando Europa con perro de este a oeste y nos hemos dado cuenta de porqué en España hay tantos rumanos, y no es otra que la barrera lingüística. Nosotros al salir de Francia e Italia dejamos de comprender nada en los carteles… los idiomas de Alemania, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Serbia… todo imposible… pero llegas a Rumanía y Boom! Lengua latina! teniendo en cuenta de que es un país, con tantos años de dictadura con Ceaușescu, con muy mala gestión de recursos… pues lo han dejado en un estado de pobreza bastante lamentable. Entonces puestos a emigrar: tú a dónde irías?? Lógico a un lugar que esté mejor que el tuyo y entiendas su idioma… y ahí tenemos la razón de que España e Italia tengan tanta inmigración rumana.

Los temas de Kan de Oeste a Este de Europa.

Kan es un perro hipersociable, con un nivel de energía bajo, por lo cual nunca está a la defensiva.

En Euskadi y Galicia estaba acostumbrado a caminar suelto a nuestro lado… nunca baja de las aceras sin permiso, y esto hacía que me despreocupara por completo de él.

Pero cuanto más al noreste te diriges la gente lleva a sus perros siempre atados. Esto hace que nunca sociabilicen con otros y se pongan más a la defensiva. Por lo tanto más agresivos, pero como están atados pues Kan también va atado y ya no hay conflicto.

Rumanía está llena, pero llena, de perros callejeros.

Jugando a las peleas por el mundo

Algunas veces son amigables y Kan jugaba con ellos, pero otras veces son los “jefes” de la zona y nos venían a atacar… resultó muy curioso ver sus organizaciones por zonas, sus pandillas perrunas, sus trifulcas… en estos lugares te das cuenta de que es  realmente importante mantener la vacuna de la Rabia al día pues nunca estás libre de un mordisquito en alguna pelea!

Serbia, el gran descubrimiento.

Serbia genial. La verdad es que fue la gran sorpresa de este viaje. Te esperas un país en fase de recuperación tras la reciente guerra de los Balcanes y todo lo contrario está francamente bien. Si no miras un poco su historia o charlas con alguien que te cuente algo de lo que han vivido, bien podrías caminar por Belgrado sin percatarte de que hace bien poco la OTAN les bombardeó durante 78 días seguidos. Una muestra de su avance es que todos los perros callejeros que veíamos estaban castrados, esto hace que no tengan tantas guerrillas defendiendo sus territorios y por otro lado reduce drásticamente su población. También decir que había multitud de bares y restaurantes con el cartelito de Petfriendly.

Aquí os dejo una pequeña síntesis de por que vale la pena adentrarse en lo desconocido y conocerlo de primera voz.

Un día de estos os contaré país por país lo que más nos gustó para que os animéis a vivir vuestra propia aventura.