Primera experiencia en avión


Nuestro primer vuelo

La primera experiencia en avión de Kan ha sido a la República Checa, con una larga escala en Madrid.

  1. Seleccionamos el viaje a través de e-dreams,
  2. Llamamos a la compañía para comprobar que el avión tenía cabina presurizada.
  3. Hicimos el pago
  4. Al día siguiente volvimos a llamar para confirmar que el AVI tenía sitio.

El día del vuelo:

En el aeropuerto:

Llegamos al check in a Bilbao, seguimos las indicaciones del chico de la ventanilla.

  • Ir a la ventanilla de la compañía, pagar en AVI y firmar la cláusula de no responsabilidad hacia posibles daños del animal.
  • volver al check in, avisan a un operario que viene a por el perro.
  • acompañas al perro a la entrada de personal donde inspeccionan la jaula por rayosX.
  • se llevan al perro
  • vuelves al control normal de pasajeros.

Escala en Madrid

Habíamos cogido una escala de 5 horas con la idea de sacar al perro y comprobar si tenía frío en la bodega. Pero nadie nos había dicho que tendríamos que haber avisado en el check in de Bilbao para que nos lo diesen, y el perro ya había sido transferido con el resto de maletas y no podíamos recogerlo hasta Praga.

Llegamos a Praga.

Estábamos súper nerviosos por saber cómo había estado Kan pues llevaba casi 10 horas en la jaula!! Igual que un vuelo transoceánico que nervios… Total que estamos ahí, en Special baggage, le preguntamos al hombre y, sí, es ahí por donde saldrá.

Espera que espera y nada…se empieza a ir la gente y nada… le preguntamos de nuevo y nos dice que desde Madrid ya no queda nada, que vayamos a la ventanilla de Baggage reclaim.

Qué!?!? Yo me quería morir! Que me han perdido el perro!

Nos vamos a reclamación de maletas y una cola terrible… menos mal que en cosa de 10 minutos vimos salir la jaula y Can estaba ahí tan tranquilo y calentito, con mucha gana de pis, eso sí, pero después de 10 horas él estaba muy tranquilo, ni siquiera había desordenado las mantitas del suelo de la jaula.

Esto nos tranquilizó muchísimo pues si todas las variables que podía haber, habían salido mal y él estaba tan agustito, quería decir que las preocupaciones siempre están en nuestras cabezas y no en las suyas. Si tu perro confía en ti estará tranquilo sabiendo que volverás. Por supuesto tiene que estar a gusto en su jaula, ser como su alcoba y nunca su zona de castigo.

Debo añadir que este vuelo fue en Enero, creo que en Agosto hubiera estado mucho más agobiado con el calor y necesitaría más agua para tanto tiempo.

Hay veces que intentas hacerlo todo bien… y las únicas variables que quedan sin fijar, te la juegan…

Aún así estas experiencias te hacen aprender y no volver a cometer los mismos errores.

 

Deja un comentario