Me llevo el perro a la nieve

Yujuuu! me llevo el perro a la nieve!

Cada época del año tiene sus cosas, y la nieve es la parte más divertida del frío invierno. Cuando nos disponemos a pasar un fin de semana en la nieve, también puede ser una gran oportunidad para que nuestro perro se tenga un finde diferente a nuestro lado. Él lo disfrutará un montón porque lo que más les gusta es pasar tiempo con nosotros. Eso no quita que deba seguir unas precauciones cuando decido que me llevo el perro a la nieve.

Estructura física del perro.

Las diferentes razas de perros existentes hoy en día, hacen que no se pueda generalizar en ningún tema. Pues sus condiciones son extremadamente diferentes.

Los perros pequeños tienden a ser más activos y por ello tienen un consumo energético más alto. Si les sumamos que su tamaño es reducido eso también hace que tengan que gastar más energía en mantener su temperatura corporal.

El grosor del perro también es un punto determinante, a más ancho mayor almacenaje de energía calorífica. Y los más finos gastarán más en mantener su temperatura.

Tipos de pelos.

Los pelos lanosos son los más aislantes. Pelos como los del perro de agua español o los caniches al ser tan rizados y esponjosos son los que mejor cumplen con la función protectora, son un auténtico abrigo natural (siempre y cuando tengan un largo suficiente, está claro)

Después tenemos pelos como el de Kan, largos y lisos. Kan tiene dos pelajes claramente diferenciados en verano e invierno. El de invierno consta de los pelos largos y otro pelaje interior más suave y corto. Este es un pelo fino que cumple con la función aislante durante el invierno y al llegar la primavera se le cae.

También tenemos los pelos cortos que sin duda son los menos aislantes, y estos perros por lo tanto debemos vestirles más, pues son más frioleros.

Dicho esto afirmamos que un perro peludo y ancho estará más a gusto al frío, que un perro de estructura delgada y pelo corto.

Precauciones a la hora de jugar en la nieve

Cuando me llevo el perro a la nieve tengo que asegurarme que me llevo todo lo que necesita. En nuestro caso es fundamental:

  • Prenda de abrigo que le tape la barriga
  • manta bien calentita
  • toalla, tanto para secarle como para poner en el asiento y que no se manche todo

Pongámonos en situación: al llegar a la nieve salimos corriendo a jugar en ese momento el perro suele estar excitado y contento. Si hacemos juegos activos el perro se mantendrá caliente y no será imprescindible estar vestido. Pero en cuanto nos relajamos se enfriará muy rápidamente por ello si dejamos de jugar debemos secarle de inmediato con la toalla y vestirle para así ayudar a mantener la temperatura que ha alcanzado durante los juegos.

Nosotros solemos llevar siempre 2 abrigos uno más fino y cómodo que lleva puesto desde el principio con el que juega, corre… y otro más gordito y por lo tanto menos cómodo. Que le ponemos para estar relajados, caminando por la ciudad nevada, al ir a cenar (dentro del restaurante se le quita).

Una de las razones de peso para utilizar el abrigo fino durante los juegos es evitar que se moje, pues al mojarse es fácil que luego se le congele el pelo. Esto no siempre se puede evitar, a Kan le encanta el agua y cuando corre siempre se quiere bañar… siempre es siempre. Pues bastantes veces se me ha tirado en ríos helados con ropa y todo, pero helados de verdad con cubitos de hielo flotando… es que el tío no tiene filtro 😮

En estos casos lo único que podemos hacer es ir a un lugar caliente hasta que se seque por completo.

Nuestro procedimiento estándar:

  1. Jugar y disfrutar a tope.
  2. Secarle bien, con cuidado de quitar las pelotas de hielos que se le suelen formar en los pies. Entre los dedos.
  3. Vestirle con ropa seca y darle un plato de comida caliente.
  4. Dejarle a descansar tapadito con la manta.
  5. Si no le dejamos nos lo llevamos bien abrigadito a nuestra actividad.

NOTA: lo de comida caliente seguro que os llama la atención. Nosotros lo que hacemos siempre que vamos a la montaña es llevarle comida húmeda. Entonces entramos en el bar y le decimos si nos da (vende) una taza de agua hirviendo, de las infusiones. Luego fuera ponemos en el comedero la comida húmeda, que está superfría de estar en la furgo, y le añadimos el agua hirviendo. Solemos aplastarla un poco para que quede más bien como una sopa espesa. Entonces se la come toda calentita y ya está lito para descansar.

Que hacemos en las estaciones de ski?

Podemos hacer una gran ruta con raquetas por el bosque, es genial pasear entre los árboles nevados. Disfrutar del silencio y la soledad que aportan estos bosques. Con suerte veremos algún animalito que sería imposible en el bullicio de las pistas.

Si vamos a las estaciones de esquí en España como el forfait es tan caro nos solemos turnar y así uno se queda con Kan siempre. Pero cuando hay la opción de comprar sólo 2 horas es lo que elegimos. En ese caso hacemos todo el procedimiento habitual y después de que él haya comido le dejamos un máximo de 2 horas en la furgo*, se queda vestido y con la manta. Cuando volvemos siempre está supercalentito y dormido.

*OJO: estos consejos son los que yo llevo para mi perro de 20 kg y pelo largo, y es una furgoneta no un twingo. Antes de dejar un perro de pelo corto o un perro pequeño debes asegurarte bien de que no tenga frío. Yo hasta decidir que podía dejarle sólo, he estado probando tiempos de 15 en 15 minutos volviendo para comprobar que tenía las orejas calentitas. Para ver cómo es la situación lo mejor es que pruebes la experiencia en ti mism@. Sólo así podrás estar tranquil@. Tened mucho cuidado con esto.

Rutas largas caminando por la montaña nevada.

Esta elección es en la que más frío se pasa, pues se camina despacio. En este caso mi recomendación es ir siempre vestido con un abrigo intermedio que le tape la barriga.

Como somos habituales de la nieve tenemos bastantes abrigos, los hago yo misma reciclando cazadoras viejas.

Si estás interesad@ en que te confeccione una cazadora a medida para tu perro.
Ponte en contacto conmigo y te la hago a partir de una tuya vieja a la que le tengas cariño.

La razón fundamental para que me decidiera a hacer mi propia ropa, es que las que hay a la venta para perros grandes no me convencían nunca! así que ahora diseño las mías para que tenga la barriga bien tapada.

Indicadores de la temperatura corporal del perro:

Las orejas son la principal referencia, cuando un perro empieza a enfriarse. Lo primero donde se reduce la temperatura son las orejas. Reducen la irrigación sanguínea en la zona cartilaginosa, por eso cuando empieza a tener fío las orejas bajan de temperatura drásticamente. Lo mismo hacen cuando tienen mucho calor aumenta la afluencia de sangre a estas zonas y así refresca la temperatura corporal.

Los pies, las variaciones de temperatura en los pies son muy curiosas. Cuando está caminando por la nieve tienen los pies helados, realmente helados. Y una vez que abandona la nieve y le estas secando los pies aumentan de temperatura de forma muy rápida. Normalmente el perro los lame para secarlos y darle calor, así como para quitarse las piedras de hielo que se le forman entre los dedos.

Estas han sido nuestras principales conclusiones tras dos inviernos viviendo en la nieve, espero que os sean de utilidad.

Chau!

Deja un comentario