Cómo viajar en ferry con perro

Viajar en Ferry es la mejor opción para llegar a las islas. A nosotros las Baleares nos encantan, por eso quiero mostraros cómo viajar en ferry con perro.

Porque es una opción muy económica y cómoda, con Balearia añadir el perro a tu billete sólo te supondrá 10€ más.Lo primero es comprar el billete, como siempre si lo haces con tiempo de antelación, te saldrá más barato. En la misma página web puedes añadir la mascota a tu billete y elegir el tamaño de transportín que quieres reservar.

Si tu gran pregunta es si el perro estará contigo todo el viaje pues ya te digo que no hay respuesta fija. A continuación te detallo nuestras experiencias y te comento el motivo de las diferencias.

El tema es que las navieras gestionan la venta de los billetes, en función de las plazas de cada barco. Pero después los barcos son responsabilidad estricta del capitán, suena arcaico pero se puede decir que dentro de un barco el capitán es dios. Entonces el capitán es el que ha decidido cómo viajan los perros en el ferry y en cada ferry lo hace personalmente un capitán diferente.

 

Viajar en ferry con perro: juntos todo el trayecto

Esta es sin duda la mejor opción, la hemos tenido en el trayecto Denia-Ibiza con Balearia.

Jaulas en la bodega del Ferry, Balearia

A entrar en el barco, nos ofrecieron una jaula que estaba en la bodega, en la misma bodega en la que dejamos el coche. Allí había un empleado que nos tomaba los datos y el número de la jaula en la que dejábamos a Kan.

Una vez que, supertristes,  metimos a Kan en la jaula. Vimos que otros pasajeros se llevaban a sus perros para arriba, así que preguntamos. El mismo empleado nos informó de la posiblilidad de llevarlo a la cubierta 5º donde había otras jaulas y la terraza del bar. ¡¡Por supuesto!! 😉

Entonces subimos mezclados con el resto del pasaje, en estas escaleras hay muchísima gente. Fuimos subiendo con paciencia hasta la gloriosa planta 5º.  Una vez allí nos encontramos el bar y una terraza en la que había más gente con perros. Nos hicieron saber que los perros no podían abandonar esa terraza hasta el momento de desembarcar, y, si queríamos ir a dentro del barco, teníamos unas jaulas abiertas para uso libre en esa misma terraza.

En caso de que haga frío, o que sea un viaje nocturno, no es muy agradable pasar todo el viaje en la silla de la terraza, te lo digo por experiencia… entonces dejas al perro con una mantita en la jaula y cada vez que te apetezca o pienses que está intranquilo eres libre de ir a sacarle o a darle un mimo.

Tan felices de paseo por la soñada cubierta 5º 😉

Fue genial 🙂  La verdad es que fue nuestra mejor experiencia no entiendo porqué no exportan la idea el resto de capitanes…

 

Viajar en ferry con perro: con visitas de 15 minutos cada 2 horas

Esta es la opción que nos ha tocado en este viaje Barcelona-Menorca, también con Balearia.

En este caso elegimos Balearia precisamente porque nos había encantado el trato recibido en el anterior trayecto. Ya fuimos de listillos al dejar el coche en la bodega, conocedores de la existencia de la grandiosa cubierta 5º.

En este caso al vernos con el perro ya nos indicaron amablemente que subieramos a la cubierta 7º. Oh! no debe haber jaulas en esta bodega pensamos…

Al llegar a la cubierta 7º observamos una zona acristalada con muchas jaulas, y pensamos que estaba muy bien.

Entonces seguimos hasta la terraza del bar y allí nos instalamos. Dispuestos a cenar juntitos a la luz de la luna mediterránea. Cenamos y estuvimos muy a gusto la verdad. Hasta que a eso de las 00:30 nos empieza a llegar el fío y el sueño. Kan ya llevaba 5 sueños tirado en el suelo y tapadito con una toalla todo pancho pero mi culo estaba harto de esa “confortable” silla de terraza.

Entonces me dispuse a llevarle a su jaula y yo irme a descansar dentro. Ahí me lleve la sorpresa de que la zona acristalada estaba cerrada, y que sólo abrían cada 2 horas para darle una visita al chuchete… puff! que mal! ¡tenía que quedarme hasta las 2 de la mañana papando frío! o reconocer que había ido de listilla y me fui a la terraza con Kan sin preguntarle a nadie que debía hacer…

Entonces, valga mi orgullo, me volví a instalar en la terraza.

Esta vez pasando de la silla me senté en el suelo al lado de mi bello durmiente, Kan, quién llevaba sobado desde las 10 de la tarde en su toallita. Y ahí estariamos una hora más, hasta que un guardia de seguridad de esos que patrullan por las noches me descubrió. Como no podía ser menos, me regañó un poco por no haber dejado a Kan en la jaula al principio como hizo todo el mundo.

Tras esto, me instalé en mi incómoda butaca sirena, la más barata y me dispuse a dormir al calor… Pero no tardé ni un par de horas en despertar, pues mi bello durmiente, que ya estaba harto de dormir, se sintió sólo y quiso llorar un rato. Acto al que se sumaron todos los perros de las otras jaulas y claro les escuchaba desde la butaca donde mi corazoncito de madre perruna no podía pasar el asunto por alto y me fui a consolarle desde la distancia que nos daba la vidriera. Luego ya lo comprendió y yo al fin pude descansar.

En este viaje se podía sacar el perro de la jaula durante 15 minutos y debías permanecer todo el tiempo dentro de la zona acristalada.
No estuvo mal pero tampoco bien. La verdad es que no entiendo por qué no permiten que actúes libremente con tu perro. Si ya acotan la zona a una única cubierta, que más les da que tú decidas el momento de meterle en la p… jaula.

 

Viajar en ferry con perro: libremente por el barco

Esto sólo nos ha pasado en viajes más cortos, como de Ibiza a Formentera. En Faro, Portugal, para viajar entre las Illas do Farol. Y en pequeños trayectos en barquitos para cruzar de puerto a puerto como de Hondarribi a Hendaia, o de San Juan a San Pedro en Pasaia.

En estos trayectos sólo nos piden llevarle controlado y atado. Es lo mejor 😉 Pero no lo habitual 🙁

Aquí os dejo un vídeo en el que os enseñamos nuestro último viaje,

Espero que os sea útil esta información. Ya sabemos que en España la gente todavía está empezando a viajar con sus mascotas, por eso, surgen dudas acerca de todos los viajes que nos planteamos. Porque realmente no existe mucha información sobre lo que te vas a encontrar, al salir a descubrir mundo. Como nosotros ya lo hemos echo, deseamos que os ayude a hacer más fácil vuestro viaje!

Disfruten amigos perrunos 😉

También hemos viajado en ferry en la expedición alrededor de España

2 respuestas a “Cómo viajar en ferry con perro”

  1. A mi me parece que el comportamiento con las mascotas en este país es tercermundista. No se puede condenar el abandono de mascotas y poner zancadillas cuando te la quieres llevar contigo de viaje. Yo tengo que ir a las palmas todos los meses con mis dos perros de 7kg cada uno. He comprado un coche como los de bebés pero para perros. En Fred Olsen no me dejan llevar a mis perros en ese tipo de transporte cuando es exactamente igual q un carrito de bebé, solo q lleva una cremallera, con lo que mis mascotas no pueden salir. Sin embargo te dicen que dejes a las mascotas dentro del coche o en jaulas en el garaje, con todo el olor a gasolina, vapores y calor horroroso. En Armas, han fallecido perros por las malas condiciones en las q se encuentran las jaulas. Fred Olsen ni siquiera tiene jaulas en terrazas, solo en garaje. Una vergüenza!

    1. Que desgracia la verdad… pero realmente creo q el cambio de mentalidad va demasiado lento. No sé si llegaremos a apreciarlo 🙁

Deja un comentario